Son datos del REAF (Asesores fiscales del Consejo General de los Economistas) publicados el 3 de septiembre: Hay 1.400.000 empresas en España, pero solo 361.000 han pagado impuesto de sociedades al obtener beneficios en sus resultados económicos.

Así pues, y siguiendo el criterio de Hacienda, habría casi un millón cuarenta mil empresas que “no tienen ánimo de lucro”, esto es, que no reparten beneficios entre sus socios.

Puede sorprender, pero es que los conceptos del “ánimo de lucro” y del “sin ánimo de lucro” suelen ser mal interpretados y generan confusión.

Ciertamente, como todos, las empresas y las fundaciones tienen afán de lucro, así una ONG que no intente obtener beneficios, se hunde, y deja de ayudar.

Todos tenemos afán de lucro pero a casi todos nos limita el mercado. Y contra la expresión “afán de lucro”, surgió la del “sin ánimo de lucro”, que como tal no existe y por eso se define como el mero hecho de que “si hay beneficios” no se reparte entre los patronos (en la fundación) o entre los socios (en la empresa).

En conclusión: es la oferta y la demanda, no mis sentimientos las que hacen que yo gane solo lo que gano. Como escribiera Adam Smith “Debes tu comida diaria al egoísmo de tu carnicero, de tu panadero y de tu cervecero, no a su buen corazón…”.

Puedes conocer más sobre el concepto de ánimo de lucro en la entrada que le dedicamos en este mismo blog. La puedes encontrar haciendo click aquí.

En el despacho ayudamos a iniciativas de interés general a constituirse en fundaciones, el traje jurídico que mejor se adapta y con el que se logra ser más eficientes. Puedes consultarnos cualquier duda a través del teléfono 660 392 192 o escribiendo al correo info@abogadodefundaciones.com.