Podríamos definir así el perfil del donante en España: Tiene estudios superiores, mayor de cincuenta años, es urbanita y destina menos de 200 euros al año a proyectos que luchan contra el hambre y la pobreza infantil.

Este, sería el “prototipo”, pero también se podría añadir que casi un 30% de los donantes es de edad inferior a los 25 años, lo que es noticia positiva, y que crecen mucho las donaciones para todo lo que rodea el cuidado de los animales.

También podemos escribir que somos un país donante: por vigésimo séptimo año consecutivo España es el país con más donaciones de órganos del mundo. Sabemos que donando, damos vida. Y donamos tiempo: somos un país de voluntarios, desde los misioneros hasta los médicos pasando por los voluntarios en los clubs deportivos, y cuando no disponemos de este tiempo, también estamos dispuestos a donar nuestro dinero a una ONG. Y al igual que no se constituyen fundaciones por criterios fiscales, tampoco se dona dinero por sus raquíticas y escasas deducciones fiscales en la renta.

Somos un país donante: por vigésimo séptimo año consecutivo España es el país con más donaciones de órganos del mundo.

Pero hay mucho por hacer, pues cierto es que apenas el 15% de la población española es donante habitual, una cifra que está lejos de los países nórdicos donde el mecenazgo lo practica el 40% de la población o de la media europea que se encuentra en el 25%. En países como Finlandia o Austria el porcentaje de población que colabora con una ONG supera el 75%.

Hemos utilizado para este texto algunos informes como el “Estudio sobre el sector de las ONGs en España” para el cual el perfil del donante es un hombre (46%) o mujer (54%) de unos 55 años. El 62,6% tiene entre 55 y 65 años. O el “Informe de la AEFr” llevado a cabo en 2014 para el cual el perfil tipo es una persona casada con hijos(57%), con estudios universitarios y trabajando.

Un tercer informe, el “Perfil del donante tipo en España a partir de las fuentes tributarias 2002-2010” varia un poco el perfil: hombre, con ingresos anuales entre 30.000 y 60.000 €. De entre 55 y 59 años, casado, sin hijos, con vivienda propia, residente en la Comunidad de Madrid y con actividad económica, profesional. Y su donación media ronda los 200 €.

¿Cuál es la motivación principal que les lleva a donar?
Ya hemos visto que al menos en España no es un motivo el fiscal. Podemos decir que es la solidaridad, que consideran necesario ayudar a los demás. Han visto la necesidad, habitualmente porque se lo explican. Les mueve la infancia y luchar contra el hambre y la pobreza. También se mueven ante emergencias. Y crece la ayuda a los sectores marginados, la defensa del medio ambiente y los derechos de los animales.

Esto último no es de extrañar en una sociedad donde el mayor consumidor de piensos, detrás del sector porcino, es el de los animales de compañía y mascotas.

Solidaridad por regiones.
Territorialmente el donante se concentra en Madrid con un 27%; seguida de Cataluña con un 20%. Andalucía se sitúa en tercer lugar, con un 12% y destaca el crecimiento de donantes en Valencia con un 9%.

El caso del socio-donante en 2017.
Dentro del mundo del donante, un sector característico es el de los “socios”, que de modo recurrente financian alguna de las grandes ONGs españolas, las que gestionan más de mil millones de euros: recaudaron 456 millones de euros como cuotas de más de 3.980.000 asociados activos en 2016. Aportan una media de 133€. Además, por otro lado, unos 590.000 donantes, aportaron casi 60 millones de euros de donativos.

Es importante resaltar el peso que van adquiriendo los socios en la financiación de estas fundaciones, proporcional a la caída en la importancia de las subvenciones de las Administraciones Públicas.

Con los datos sobre su perfil general, se destaca que la mayoría de estos socios, 51%, viven en ciudades de más de 100.000 habitantes, destacando Madrid ciudad (13%) y que más de la mitad son mayores de 55 años.

Por la densidad de su población, Huesca y Soria son las provincias que acaparan más socios, seguidas por Madrid, las tres provincias vascas y Valladolid.
Finalmente estas entidades consiguen socios a través del telemarketing (1/3), “face to face” (1/3) y el resto por otros canales de captación, aunque cada vez menos por la carta/mailing (9%).

Desde el despacho de Abogado de Fundaciones hemos ayudado durante todos estos años a constituir fundaciones que realizan actividades de interés general, contribuyendo a vertebrar toda esa ayuda que los ciudadanos ofrecen en forma de donaciones.

Si tienes o participas una iniciativa similar, puedes valorar con nosotros la posibilidad de constituir una fundación para ser más eficiente y conseguir tus objetivos. Ponte en contacto con nosotros en info@abogadodefundaciones.com o llama al 660 392 192 y te daremos respuesta a la mayor brevedad.