España es el país, tras Alemania, con mayor número de fundaciones activas, 9.500, aunque el número total se acerca a las 13.000. Son datos hechos públicos por Asociación Española de Fundaciones.

Este número ha disminuido en los últimos años desde las más de 10.000 activas en 2009. Pero este elevado número de fundaciones no significa que la figura del filántropo o del mecenas tenga los incentivos fiscales que favorezcan su actividad y propicien su desarrollo.

Una fundación, a diferencia de una asociación o una empresa, no distribuye el beneficio generado entre sus propietarios o patronos sino que tienen que destinar sus recursos a fines de interés general.

En este sentido, se impone un cambio en la Ley de Mecenazgo, que permitiría mejorar las posibilidades de actuación de este tipo de instituciones.

Hasta ahora, España se encuentra muy lejos de otros países de nuestro entorno, que sí tienen consolidad en su legislación la figura del Mecenazgo.

Pueden comprobar estas diferencias comparando el caso español con los de Alemania, Reino Unido, Italia o Francia, como explican en vozpopuli.