La ética y RSC, las buenas prácticas y la responsabilidad deben de mutar de estrategia a cultura empresarial.

La responsabilidad, la ética y RSC van en serio. Para todas las facetas, guardar la ética y adoptar voluntariamente un compromiso de responsabilidad revierte directamente en los beneficios de las compañías. Por este motivo, hasta la fecha, se habían adoptado estas prácticas como parte de la estrategia de empresa. Las empresas continúan evolucionando y se presentan a los ciudadanos con una nueva cara: un modelo de trabajo equitativo y que elimina las barreras; el deseo de mejorar el entorno en el que interactúan y el respeto hacia el medio ambiente. Estos tres factores son el eje de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y conforman un modelo de gestión altamente novedoso que involucra a todos: desde la alta dirección hasta el último trabajador.

La mayoría de empresas incorporan estas frases en su discurso, siendo pocas las que las aplican transversalmente a todos los apartados de la empresa.

Y una muy buena y posible solución para aplicar la RSC consiste en constituir una fundación, lo que implica:

  • innovación y riesgo,
  • fijar unas aportaciones económicas periódicas desde la empresa,
  • intentar resolver una demanda social que el sector público no conoce o no sabe abordar por la novedad que supone,
  • compromisos a largo plazo.

Pensemos en las fundaciones que instalan y mantienen hospitales en países del tercer mundo, fundaciones que en nuestros días se mojan en el denominado cuarto mundo, en nuestras calles, para resolver situaciones de pobreza. O pensemos en fundaciones que abren museos y los sostienen, que mantienen el patrimonio cultural e histórico, que lo embellecen… La empresa que toma esta decisión no lo hará por la exención de impuestos, sino por otros motivos.

Es para la empresa una oportunidad de acercarse a la sociedad y ésta de recibir de la empresa lo que debería realizar pero no hace el Estado.

Para que sirva de inspiración, proponemos dos modalidades como son el voluntariado corporativo y el marketing con causa.

Programas de voluntariado corporativo

Las empresas adoptan, cada día más, programas de voluntariado corporativo. Una gran aportación surgida de la mano de las ONG y la Responsabilidad Social, son los programas de voluntariado empresarial, que el OVC (Observatorio de Voluntariado Corporativo) define como “el conjunto de actividades promovidas y apoyadas por una empresa (…) a causas, proyectos y organizaciones sin ánimo de lucro”. La novedad de este compromiso ético de las empresas es la oportunidad que brindan a sus empleados para que se adhieran de manera libre y responsable a mejorar el entorno en comunidades que les necesitan especialmente.

BBVA, por ejemplo, se adscribió al programa de voluntariado de la Fundación “Haz Lo Posible” en 2007 y permite a sus trabajadores (también jubilados y prejubilados), a través de la oficina de voluntariado corporativo, desarrollar dichas tareas para contribuir activamente a la mejora de la sociedad.

Marketing con causa

Se trata de la herramienta más infalible para la captación de clientes y consiste en incorporar al lanzamiento de un producto o un servicio una causa solidaria que le dé promoción para conmover y apelar a la sensibilidad de los clientes. Y esto, con la fundación de la propia empresa, mucho mejor. Un ejemplo claro puede ser la alianza estratégica entre Antena 3 y Axa Seguros mediante la campaña “Ponle Freno”.

La ética y RSC en el modelo de gestión son fruto del compromiso voluntario de las compañías de establecer buenas prácticas empresariales, pero también forman parte de una estrategia de percepción para mejorar su reputación a nivel global. De hecho, la ética empresarial está incluida en las denominadas estrategias triple win, en las que todos ganan:

– Gana la empresa porque está comprobado que, mejorando su imagen de cara a la sociedad en la que interactúa, obtiene grandes beneficios.

– Gana la sociedad porque es beneficiaria directa de las buenas prácticas empresariales que pone en marcha. Los clientes de la compañía se sentirán mejor sabiendo que contribuyen a una causa solidaria.

– Ganan las comunidades a las que se destinan los fondos obtenidos gracias a las campañas de marketing responsable.

Si quieres conocer algunas de las ventajas de estar constituido en fundación, te aconsejamos nuestro artículo:
http://www.abogadodefundaciones.com/ventajas-no-fiscales-de-las-fundaciones-de-empresa/

Si necesitas asesoramiento legal para constituir tu actividad empresarial en fundación, ponte en contacto con nosotros. Analizaremos tu caso, veremos qué requisitos hacen falta y te guiaremos en el camino hasta conseguir tus objetivos. Escríbenos a info@abogadodefundaciones.com