Cada vez que hablo sobre qué son las fundaciones encuentro sorpresa y habitualmente rompo esquemas preconcebidos. A menudo se asocia “fundaciones” con herramientas puestas a disposición de los ricos para evadir impuestos, a casos de escándalos como el Instituto Noos, a artistas y programas de televisión…

En una de las últimas charlas con un buen amigo, surgieron varias preguntas al respecto, y las respuestas que le di os pueden servir de guía para entender qué es una fundación.

Preguntas y respuestas sobre qué son las fundaciones:

P/ ¿por qué se confunde fundación con actividades ilícitas?

R/ Muchas veces por desconocimiento. Por ejemplo, el famoso “Instituto Noos” no es una fundación. Es por un lado una SL y también una asociación (más información en http://www.abogadodefundaciones.com/la-famosa-e-inexistente-fundacion-instituto-noos/). En otros casos oímos hablar de fundaciones panameñas (poco tienen de fundaciones) o las asociamos con algunos personajes televisivos… Pero hay que tener en cuenta que el sector en España ocupa de forma directa a más de 200.000 personas, tiene un gasto cercano a los 8.500 millones de euros y supone el 1% del PIB nacional, y sobre todo: beneficia a más de 23 millones de personas.

P/ ¿Pero las fundaciones no sirven para evadir impuestos?

R/ Es absurdo pensar que Telefónica, o el Banco Santander, o El Corte Inglés… Hicieron sus fundaciones para evadir impuestos. Para ahorrar impuestos tienen otros sistemas muy eficaces. Hicieron en muchos casos la fundación por imagen, por devolver algo a la sociedad, por conseguir así más clientes… Porque el Estado les anima a hacer algunas cosas con ese traje jurídico, en definitiva.

Hay que tener en cuenta que en países donde la desgravación fiscal es del 100%, como en algunos países europeos y en Estados Unidos, las fundaciones son el conducto para realizar muchos proyectos sociales  de una forma directa y no a través de impuestos al Estado. A mi personalmente me encantaría controlar lo que se hace con mis impuestos. Con el Estado español actual no hay forma.

P/ ¿Pero no es un tema de ricos o grandes empresas?

R/ A pesar de las trabas y complejidad que algunos funcionarios establecen en algún Protectorado -organismo que debiera velar por el cumplimiento de los fines fundacionales y que debiera asesorar- (más info en http://www.abogadodefundaciones.com/coste-constitucion-de-fundaciones/ ) las fundaciones son una forma jurídica no especialmente cara y para esto estamos algunos profesionales, para ayudar. Aunque para las fundaciones de ámbito nacional cada vez es más difícil, más costoso y hasta quince meses tardan en dar el visto bueno final, absurdo. Además de haber cambiado de criterios sin cambiar la ley. De todos modos, “Pon una fundación en tu empresa” sería mi lema en muchos casos, pues es un instrumento jurídico ideal en muchas circunstancias.

P/ Qué significa que cada organización tiene un “traje jurídico” y para muchas, su traje perfecto es el de la fundación?

R/ Son muchas las actividades que se pueden hacer desde la forma jurídica equivocada. Por ejemplo, puedo llevar una empresa familiar con la forma de una SA (sociedad anónima) pero mi traje jurídico es el de una SL (sociedad limitada).  Puedo educar, la sanidad, atender a personas mayores… con la forma de una SL, pero sería (en mi opinión) como estar en la playa vestido de bombero, sudando como un tonto y llamando la atención… puedo… pero mejor estaría con el traje de baño. Más info en http://www.abogadodefundaciones.com/residencias-y-fundaciones-geriatricas/

P/ Qué quieres decir con eso de que las fundaciones hacen labor social allá donde las administraciones no llegan, y que por eso reciben beneficios fiscales?

R/ Las fundaciones son una forma estupenda de animar a las buenas intenciones, de financiar iniciativas y proyectos que sin sus mecenas quedarían sin hacer por la Administración.  A los políticos, al menos los españoles, parece que solo les importa lo urgente, y poner trabas y burocracia. Los ciudadanos somos capaces de hacer las cosas muy bien, siempre que las reglas de juego sean claras y nos lo permitan, reglas no discrecionales o subjetivas.

Las fundaciones arriesgan, se meten en temas de justicia social, duran sus proyectos en el tiempo, independientemente de las elecciones políticas. Y son un grito al Estado de que hay muchas cosas que debiera hacer,… y no hace. Y por esto, lo mínimo es que reciban algún beneficio fiscal. Y, por cierto, en España estamos a la cola de estos beneficios.

En la crisis de Siria: ¿ha ido España a ayudar en algo? ¿Ha traído a algún refugiado? Desde el primer día hay españoles y fundaciones allí, en el barro. ¿Cuándo lo hace nuestra Administración? Hay cientos de ayuntamientos y miles de personas que mañana se traerían a una familia de refugiados. En el caso del Ébola, ¿quien sigue en Sierra Leona trabajando? Las administraciones ni se lo plantean pues ni es urgente ni sale en la tele.

Pero sin irnos a África, ¿Quien investiga las enfermedades raras en España? Pues los que luchan contra el tiempo para salvar las vidas de sus familiares, que buscan recursos para precisamente pagar a los investigadores que no financia el Estado, porque no les compensa y además son pocos. Por cierto me pone nervioso ver a la Reina animar a las fundaciones de enfermedades raras a que sigan trabajando, sin alzar la voz contra los que debieran financiarles o al menos permitir desgravarse el 100% a los que ayudan.

Espero que os haya quedado un poco más claro qué son las fundaciones. Si vuestra actividad profesional, vuestra empresa o institución puede ser susceptible de albergar una fundación como forma de optimizarla, no dudéis en poneros en contacto con nosotros para ayudaros a constituirla.