La Fundación Museo del Cine  tiene su sede en la calle Mayor 49 de Villarejo de Savanés (Madrid).

La constitución de esta fundación ha sido un caso de cine de Berlanga: una muestra de como ha estado no-funcionando el Registro Único de Fundaciones dependiente del Ministerio de Justicia. Tuvo la mala suerte de constituirse en diciembre de 2015, justo con el cambio normativo que unificaba protectorados y registros de fundaciones. Se mandó todo al registro y pasaron los mess… hasta que desde el protectorado de fundaciones del ministerio de educación consideraron de modo subjetivo que no era “adecuada” una colección de trofeos que se había incorporado a la dotación fundacional: hubo que subsanar y excluir esa parte. Se envió ya en julio 2016. Hasta hoy. El 9 de octubre han comunicado la resolución firmada en agosto de 2017 registrando la fundación y otorgando al fin la personalidad jurídica.

Su fundador, Carlos Jiménez, se puede decir nació en el cine. Con ocho años ya ayudaba a su padre como operador de cabina en sus cines. Más tarde, mientras estudiaba regentaba los cines de los colegios. Luego edificó los cinco cines Paris llegando a formar una cadena de trece salas.

Ha recorrido toda España rescatando proyectores de los cines que se iban cerrando y gracias a él existe ahora un patrimonio enorme que se descubre para la opinión pública a través de algún periódico en 1993 y que desde entonces no ha dejado de visitarse. Además del Museo hay también dos exposiciones itinerantes.

Es el primer Museo del Cine Profesional y Tecnológico de España. Ocupa más de mil metros cuadrados.

Iniciativas de interés general y cultural como la del Museo del Cine, con sus objetivos de preservación y difusión de nuestra cultura a través de algo tan popular como es el cine, han de tener un acomodo legal adecuado en la figura de una fundación para poder desarrollar su actividad del mejor modo posible.

El Museo del Cine es el ejemplo perfecto de cómo una pequeña iniciativa, impulsada por personas que donan su tiempo y conocimientos a preservar nuestro patrimonio cultural merece ser tratada con respeto y ayudada a desarrollarse en plenitud. Por eso desde Abogado de Fundaciones ayudamos a iniciativas como ésta a recorrer el camino que conduce a la constitución de fundaciones.

Si sois amantes del cine, os gusta la tecnología y queréis conocer la hisotia del séptimo arte a través de las máquinas que lo hicieron posible, visitad el Museo del Cine.