Os traemos otra iniciativa de interés social, en este caso centrada en la ayuda a la formación en derecho y a la representación legal: la Fundación GALVIMA (www.fundaciongalvima.es) que se ha constituido en mayo de 2016 ofrece su colaboración a entidades sin animo de lucro para el cumplimiento se sus fines fundacionales.

Los fines de interés general de la Fundación GALVIMA son:

  • Proporcionar la formación adecuada en materia jurídica a los jóvenes licenciados en derecho, con el fin de facilitar su acceso al mercado laboral, y
  • Garantizar la tutela judicial efectiva de todos los ciudadanos, en especial de quienes se encuentren en una situación económica más desfavorecida.

Las personas más desfavorecidas de esta sociedad en lo referente al ámbito jurídico, son aquellas que no tienen derecho a la asistencia jurídica gratuita (superan los parámetros legales con ingresos de la unidad familiar superior al doble o cuádruple del IPREM, fijado desde hace años en 532,51 euros/mes), pero cuya economía no les permite hacer frente al costo de un Abogado privado.

Es fácil encontrar economías familiares con 4 o más miembros con ingresos de solo 1.600 €/mes, que, aunque nos sorprenda, les impediría ser beneficiarios de justicia gratuita, o en igual caso con circunstancias excepcionales si sus ingresos son de 2.662/3.000 €/mes. Es más, una persona con unos ingresos mensuales de 1.100 euros, si además de la vivienda familiar posee otro bien inmueble (una pequeña finca rural, casa, etc) ya sea por adquisición o por herencia, aún cuando su valor fuere ínfimo, se viene habitualmente denegando el beneficio de litigar gratuitamente. Nos encontramos con numerosos casos como estos.

También vemos frecuentemente en los tribunales casos de divorcios en los que el marido ha sido quien se ha encargado de la economía familiar, y ante una situación de ruptura ha contratado a un gran Abogado especialista que intentará desequilibrar la balanza en perjuicio del más indefenso, generando una situación de absoluta desprotección (En los casos de mujeres maltratadas esto es algo habitual).

Nos duele ver a personas mayores que han sido estafadas por las poderosas entidades bancarias apropiándose de los ahorros de toda su vida, o a jóvenes que han puesto su dinero e ilusión en la adquisición de su vivienda habitual con una hipoteca que contenía cláusulas suelo cuyo contenido y alcance desconocían en claro perjuicio a sus intereses, como aquellos que adquirieron una vivienda en plano y nunca se construyó. Nos parece totalmente injusto que se juegue con el dinero de los ciudadanos en provecho de intereses económicos creados por potentes entidades.

En palabras de los responsables de la Fundación Galvima:

Desde la Fundación Galvima Nos gustaría ayudar a defender los derecho de quien ha sido víctima de estafa, de abusos, de robo, le han despido injustamente… De quien de alguna forma se ha visto perjudicado en sus derechos e intereses y carece de medios económicos para poder contratar un Abogado.

La Fundación Galvima quiere facilitar la asistencia jurídica a estas personas con Abogados de prestigio que defiendan sus intereses. Colaboran con la Fundación especialistas de alta cualificación profesional en cada uno de los cuatro órdenes Jurisdiccionales. La mayoría de ellos son Abogados que antes han sido ex Jueces y ex Fiscales, y a todos les mueve un fin solidario: Hacer que la justicia esté al alcance de todos.

Si dentro de su Organización, hay personas que precisen asesoría legal o asistencia jurídica, les ofrecemos la oportunidad de contar con nosotros.

Si los ciudadanos antes de llevar a cabo un acto jurídico (por ej un contrato de compraventa; préstamo; aceptación de una herencia; suscripción de una hipoteca etc.) nos asesorásemos convenientemente, evitaríamos muchas reclamaciones, pleitos y sufrimientos posteriores. La Fundación Galvima cree en la justicia preventiva, y apuesta por ella. ¿Quien no querría tener un Abogado especialista que le asesore y le acompañe a la formalización de un contrato? Aún en lo más simple puede haber escondida una cláusula trampa. La respuesta es evidente: Todos estarían dispuestos, pero claro, no todos podrían costeárselo.

El equipo de Abogados que colabora con esta Fundación, ofrece asesorar jurídicamente a las personas con escasos recursos de forma gratuita, y si es precisa asistencia jurídica, valorarán la situación personal del interesado para que pueda litigar sin coste o a un coste simbólico, y en atención a sus circunstancias económicas podría ser financiado.

Somos conscientes de la gran dificultad que tienen muchas personas para encontrar un Abogado a coste 0 o muy bajo, con un servicio jurídico muy cualificado. Por ello, partiendo de la base de que nuestro objetivo es acabar con la desigualdad existente por razones económicas en el acceso a la justicia, ponemos desde la Fundación GALVIMA este servicio a disposición de todos los ciudadano para garantizar que nadie quede sin la posibilidad de luchar por sus intereses y derechos en igualdad de armas con quien por su situación económica privilegiada no le supone esfuerzo alguno contratar los servicios de un Abogado cualificado. Todos, absolutamente todos los ciudadanos, tienen que ser iguales en el acceso a la justicia, por algo está reconocido en nuestra Constitución como un derecho fundamental en el artículo 24, a cuyo tenor literal “Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión”.

Apostamos por una justicia de calidad en España que sea igual para todos los ciudadanos con independencia de su situación económica.

La Fundación Galvima, para facilitar el acceso a la Justicia de todos los ciudadanos, pone a su servicio, a través de la colaboración de un magnifico equipo de Abogados especialistas, asesoría jurídica y asistencia jurídica ante los tribunales o mediación.

La Primera consulta de ASESORÍA JURÍDICA será siempre gratuita y las siguientes a coste muy bajo. Dependiendo de la situación económica, podría ser a coste 0.

La asistencia jurídica ante tribunales será a un coste muy bajo que se determinará en función de la capacidad económica del interesado, pudiendo ser financiada, e incluso gratuita.

Los Abogados que colaboran con la Fundación podrán asesorar en la formalización de actos jurídicos e incluso acompañar a dicha formalización a coste meramente simbólico.

Creemos que podemos ayudar a muchas personas que renuncian a su derecho de asistencia jurídica por no poder afrontar el coste de un Abogado, y a muchas otras que por el desconocimiento sobre la materia, formalizan actos jurídicos que pueden a la postre serles perjudiciales.

Para cualquier aclaración o mayor información, les ruego se pongan en contacto con nosotros a través de este correo electrónico: fundacion.galvima@gmail.com

También podrán visitar nuestra página Web www.fundaciongalvima.es