Se pueden definir como fundaciones empresariales las constituidas por decisión de una empresa y que se financian principalmente vía aportaciones de una única compañía o grupo empresarial, o bien a través de los dividendos de acciones aportadas por la empresa fundadora. Su vinculación a la empresa, el cómo se organizan, su dimensión y otras características comunes les hace ser diferentes. Pero, extrañamente, a pesar de sus ventajas solo el 75% de las empresas cotizadas en el IBEX35 tienen una fundación asociada.

Fundaciones empresariales: Su vinculación a la empresa, el cómo se organizan, su dimensión y otras características comunes les hace ser diferentes.

.

¿Cómo son las fundaciones empresariales españolas?
Son un sector relevante. El informe de PwC, presentado hace poco, estima que existen unas 1.000 fundaciones empresariales activas que suman un presupuesto de más de 1.000 millones de euros anuales, lo que equivale al 0,1% del PIB español.

Por sectores, el 27% de las fundaciones empresariales son de empresas del sector servicios. Le siguen los sectores de retail (18%), construcción (12%), pharma-sanidad (11%), seguros (10%). Los sectores con menos fundaciones corporativas son TiC (9%), banca (7%), IP (4%) y automoción (2%).

¿Porqué crear una fundación empresarial?
Las ventajas fiscales, a pesar de la opinión de muchos, no son el motivo por el que se crean fundaciones empresariales. El principal motivo por el que las empresas constituyen una fundación corporativa es por ayudar a la sociedad, por llevar la responsabilidad social corporativa, por imagen fomentando mejor la marca y reputación,…

Otros motivos son fomentar el orgullo de pertenencia de sus empleados, las relaciones con grupos de interés (Administración Pública, entidades sociales, clientes, sociedad en general) en un plano diferente, más amable y colaborativo que el ámbito puramente empresarial.

La RSC, por ejemplo muchas empresas lo hacen de otro modo, sin ser fundación, y por tanto sin sus ventajas pues las fundaciones permiten desarrollar proyectos a más largo plazo y no tan sujetos a los vaivenes presupuestarios de las compañías asociadas, a los cambios organizativos u operaciones societarias. Tienen mayor transparencia sobre las actividades desarrolladas, al rendir cuentas independientes a sus patronatos y protectorados, con el desarrollo de memorias y páginas webs específicas. E incorporan a personas independientes que pueden impulsar de manera diferente el desarrollo de la fundación o de algunos de sus programas.

¿Cómo se financian?
La fuente de financiación prioritaria de las fundaciones empresariales es la compañía con la que está relacionada a través de aportaciones anuales de la cuenta de resultados de la empresa que se incorporan a la fundación como donaciones o ingresos por colaboraciones (como Fundación Telefónica y Fundación Sanitas) o bien dividendos generados por las acciones de la sociedad que se encuentran en el balance de la fundación (como Fundación Mapfre y Fundación BBVA). El 30% tienen alguna fuente de financiación adicional, como de patrocinadores o colaboradores en los proyectos (Fundación Atresmedia). En otras, pocas, los ingresos son propios por la actividad de la fundación son relevantes (Fundación Adecco).

fundaciones empresariales

Las aportaciones de subvenciones públicas son prácticamente inexistentes. Y es significativo resaltar que, a pesar de la crisis, el presupuesto de las fundaciones no sólo no se ha recortado sino que creció ligeramente (de media un 1,2%) en el periodo 2009-2013. Este dato contrasta con la caída en el presupuesto del sector social que cayó a doble dígito durante el periodo de crisis.

¿Es la Acción Social una prioridad?
Las fundaciones empresariales desarrollan sus actividades en torno a la educación, la investigación, el arte y cultura, la cooperación internacional o el medioambiente y de manera prioritaria con foco en la acción social con colectivos desfavorecidos. Más de la mitad de sus presupuestos se destina a este tipo de actividades. El 54% gestionan también actividades de voluntariado de los empleados de las compañías.

Las fundaciones empresariales desarrollan sus actividades en torno a la educación, la investigación, el arte y cultura, la cooperación internacional o el medioambiente

.

Alto grado de relación con la empresa asociada
Mayoritariamente, las fundaciones comparten con la empresa asociada recursos y modelos de gestión dando lugar a sinergias y ahorro de costes generales. Destinan de media solo el 15% de sus ingresos a gastos de gestión, inferior al límite del 20% que establece la ley para los gastos de administración del patrimonio de las fundaciones.

¿Son transparentes?
Aunque la Ley de Transparencia no afecta a la mayoría de las fundaciones empresariales, pues no reciben subvenciones públicas, sí que están sirviendo de marco de referencia en transparencia, independientemente de que obtengan o no el invento del sello de transparencia de algún iluminado.