Primera reunión de trabajo en Barcelona de la Fundación Mujeres Felices, que ha finalizado con una deliciosa tarta.

Un resumen de la foto 1lo que será la actividad de la fundación se puede leer en el Manifiesto Mujeres Felices.

 

 

 

Fundación Mujeres Felices es un movimiento de cambio, transformación y evolución social abanderado por las mujeres, trabajando bajo dos líneas principales de acción:

  • Cultivar el potencial de la energía femenina y contribuir a la recuperación del equilibrio entre esta y la masculina en la sociedad actual.
  • Reunir a las mujeres en grupos de crecimiento personal y apoyo mutuo. Círculos que impulsan su progreso humano y prosperidad material.

A lo largo de generaciones, las mujeres han sido las transmisoras de la vida, los valores y la cultura que hacen de nosotros seres humanos. Y, ante la profunda crisis que padecemos, los valores de la vida que se asocian a la energía femenina son fundamentales para superar esta prueba y avanzar en la creación de un mundo mejor y más justo para todos.

la foto 2

Foto de grupo de las mujeres con el patronato que preside Emma Sybil, con Rafael Puertas, María Crespo y Anabel Lasheras

La energía femenina es creadora, protectora, pacífica y cuidadora de la vida. Las mujeres de todos los tiempos han cumplido perfectamente ese rol en el mundo interior de la familia y el hogar, mientras los hombres competían por los recursos en el mundo exterior, tratando de proveer alimento para sus familias o luchando en la interminable sucesión de guerras que tanta muerte y dolor nos dejaron. Dos mundos distintos, exterior y competitivo o interior y amoroso, masculino o femenino, que han coexistido a lo largo de nuestra historia, pero en el que el primero ha impuesto su dominio sobre el segundo. Y, como resultado del predominio de la lógica de la competencia y la lucha, propias de la energía masculina, sobre la sensibilidad y los valores cooperativos de la femenina, hemos desembocado en el actual modelo de sociedad, tecnológicamente desarrollada, pero humanamente subdesarrollada.

Para superar la profunda crisis económica, social, medioambiental, ética y política en la que nos encontramos sumidos necesitamos, con urgencia, un cambio de rumbo. Un cambio o re-evolución que solo será posible en la medida que seamos capaces de restablecer el equilibrio entre la energía masculino y la femenina, en nuestra sociedad. Una auténtica re-evolución interior y pacífica, bien distinta de las externas, crueles y sangrientas del pasado, que las mujeres de todo el mundo están dispuestas a abanderar en el movimiento Fundación Mujeres Felices.